miércoles, 3 de agosto de 2011

Políticas Públicas con Perspectiva de Género


Junto con la Asociación para el Desarrollo de Personas Violadas, AC (Adivac) realizamos éste documento donde ofrecíamos al Gobierno del Distrito Federal elementos para construir un Observatorio de Violencia de Género en el Distrito Federal, fue de las experiencias pioneras en México, y si bien no se implemento por falta de recursos después de dos años de piloteado y publicado, consideramos que brinda en sus apartados lineamientos, reflexiones y metodologías en la construcción de indicadores para medir la problemática de violencia de género en nuestras diversas ciudades Iberoamericanas.


Lo podrán bajar del siguiente link:


El Instituto de la Mujer de Campeche solicitó a Hombres por la Equidad la elaboración de dos manuales con estrategias que implementarán las políticas públicas con perspectiva de género en su Estado. Junto con la economista Socorro Pérez realizamos estos dos documentos sobre planeación con perspectiva de género y la construcción de indicadores.




En ambos trabajos plasmamos ideas y ejercicios que ya teníamos en torno a la perspectiva de género y la implementación de la política pública. Los manuales sirven a funcionarios/as públicos para tener una idea general y técnica sobre el árbol de problemas, el árbol de objetivos, el marco lógico, los tipos de indicadores, etc. la idea es ir de lo general hasta la medición de los avances en políticas públicas con perspectiva de género.

Les proporcionamos los links donde pueden bajarlos.



En torno a las políticas públicas con perspectiva de género nos ha llamado la insistencia de grupos de hombres por ser incluidos en los esfuerzos de las mujeres por posicionar el tema de género y las relaciones de poder. Al leer estas nuevas iniciativas de los hombres en varias partes del mundo me surgió la pregunta ¿Están listos los hombres para ésa inclusión que no demandan? ¿Qué consecuencias tendría esto para las mujeres? Algo que me ha llamado la atención es la prisa de los hombres por ser incluidos en las políticas públicas con perspectiva de género. Por ser más protagónicos en éstas.

Los temas por los cuales incluir a los hombres son muchos: salud, sexualidad, violencia, jóvenes, diversidad sexual, trabajo y familia, etc. pero siempre me he preguntado si es en la agenda de género y a través de las instancias que las mujeres han creado para alcanzar ellas sus propias metas en donde debieran de ser atendidas éstas reales problemáticas.

Debido a ello investigamos y escribimos el siguiente libro:




En éste revisamos los marcos teóricos de las políticas públicas con perspectivas de género, y la propuesta de inclusión de los hombres en ellas. Reflexionamos sobre los grupos de hombres, las redes internacionales como Men Engage, hasta los esfuerzos legítimos de financiadoras como Oxfam, IPPF, entre otras, para impulsar las banderas de los “hombres igualitarios”. También analizamos las reuniones internacionales que han organizado Naciones Unidas y la Unesco impulsando los esfuerzos por algo que llaman “Nueva Masculinidad” o “Masculinidades por la Paz”.

Los resultados de la investigación son un sinsabor, pues considero que los esfuerzos de la inclusión responden a necesidades reales de los hombres, pero hay un desarrollo teórico hegemónico que hace que ésta inclusión pueda reproducir nuevas maneras de opresión. Propongo que éste tema debiera ser debatido más, investigado más y reflexionado con mucho cuidado, y sobre todo estando atentos a las opiniones y miradas de quienes nos denunciado históricamente como grupo opresor. Sin embargo, en la práctica observo que la masculinidad se reactiva en nosotros, y que el deseo de más prestigio, más protagonismo, y en no pocas ocasiones el clasismo, el racismo, la homofobia y la misoginia aún determinen nuestra manera de actuar. Todo esto nos nubla el entendimiento para pensar claro, y me preocupa que no sea tema de debate en nuestros Congresos y Reuniones.

Realmente conceptos como “Nueva Masculinidad” y la tendencia hegemónica que observo en los hombres que andamos en el trabajo por la equidad de género es un tema que debiera de preocupar a las feministas y otros grupos sociales que luchan por las equidades en muchos ámbitos sociales. Me preocupa que los hombres que estamos en la equidad de género decidamos sin saber realmente las implicaciones de lo decidimos.

El libro se puede adquirir en nuestras oficinas (hxe@hombresporlaequidad.org.mx), y también en el siguiente link se puede bajar:

1 comentario:

Elvira gomez dijo...

Muy interesante tu planteamiento, especialmente en la atención que todos y todas debemos desarrollar a nuestras actitudes clasistas, racistas, misóginas y homofóbicas que persisten en nuestro pensamiento y que se evidencian en cualquier momento.